El Pesebre volvió a la Plaza de Morón

Para quienes transitan la plaza de Morón en estos días, se encontrarán con un detalle que desde hace tiempo no se veía: el Pesebre o Belén navideño.

No es nuevo en la historia de este espacio público; sin embargo desde hace casi veinte años que no se arma uno. Las vicisitudes de nuestra política hicieron que en medio de disturbios las figuras navideñas que estaban debajo del pino en la esquina de Ntra. Señora del Buen Viaje y San Martín, terminase reducido a cenizas y así este signo del nacimiento de Jesús en el corazón de la ciudad, dejó de tener presencia.

Pero en estos días se conjugaron varias cosas para que esto se revierta. El primero de diciembre, el Papa Francisco en Greccio, localidad italiana donde la tradición inscribe el nacimiento del Pesebre, por San Francisco en el siglo XIII, dio a conocer la carta apostólica Admirabile signum sobre la hermosura del signo del pesebre, dando inicio al tiempo del Adviento.

“Con esta carta quisiera alentar la hermosa tradición de nuestras familias que en los días previos a la Navidad preparan el belén, como también la costumbre de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas” dice el Papa.

La representación del acontecimiento del nacimiento de Jesús –se lee en el texto– equivale a anunciar el misterio de la encarnación del Hijo de Dios con sencillez y alegría. “La contemplación de la escena de la Navidad –escribe el Papa– nos invita a ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre”.

Y justamente estas palabras que Francisco nos deja, son las mismas que nuestro Obispo Jorge Vázquez nos viene marcando desde el inicio de su presencia en la Diócesis: una Iglesia en salida, en misión; es decir en camino, un camino que nos recuerda que somos posta de caminantes –caminantes en búsqueda del otro y del que necesita- y así con otros y estos signos, que conjugan la tradición y el presente, nuestra Parroquia del Buen Viaje, al volver a instalar el Pesebre navideño en la plaza a la que está históricamente ligada, puede cumplir con llevar la noticia del Evangelio, con alegría y sencillez para todos aquellos que caminan en el Morón del siglo XXI.

Deja un comentario