Nuevo manto para la Virgen en la Ermita


Este domingo al finalizar la misa de 19 hs., en el marco de las Fiestas Patronales, el párroco de la Catedral, Martín Bernal, bendijo el nuevo ajuar de fiesta de la imagen de la Virgen del Buen Viaje, que se encuentra en la Ermita, ya que hasta ahora no lo tenía

Bendición del nuevo manto de la Virgen de la Ermita en misa de 19hs

Desde el próximo fin de semana, coincidiendo con la celebración diocesana de la Virgen, quienes entren a rezar, lo podrán ver ya vistiendo a la Patrona de Morón.

Recordemos que desde aproximadamente la década de 1840, la parroquia comenzó a llamarse “Morón de la Concepción”, provocando que la devoción a la Virgen del Buen Viaje se perdiera y con el correr de los años el pueblo la fuese olvidando.

No es extraño entonces que cuando en el mes de diciembre de 1873 se coloca en el templo el nuevo retablo del Altar Mayor, la imagen que lo preside estuviese dedicada a la Purísima Concepción y la antigua imagen patronal fuese guardada en la sacristía.

En 1907 asumió como párroco el presbítero Pablo Darbón quien revistió de solemnidad todos los actos y fiestas religiosas, especialmente las Patronales, tratando de inculcar en los feligreses un gran amor a la Parroquia y una verdadera devoción a la Virgen. Pero fue el párroco que le sucedió, Félix Bollo, quien a instancias del gobierno de la provincia de Buenos Aires (abocado en ese entonces a investigar y escribir la historia de los pueblos de la provincia)  se interesó en la historia de Morón y de su Iglesia. De esta manera comprendió que esa imagen de la Virgen que estaba en la sacristía era la antigua imagen patronal que había sido retirada del Altar Mayor en 1873.

Así las cosas, el domingo 23 de junio de 1940 volvió a poner a la Virgen del Buen Viaje dentro del Templo, no ya en el Altar Mayor sino en una nave lateral, y el 8 de diciembre del mismo año en cumplimiento de una promesa, la sacó en procesión por las calles del pueblo y se propuso restaurar la devoción a la verdadera y olvidada Patrona.

Sucede al padre Bollo, el presbítero Edmundo Vanini, quien trató de intensificar el culto a la Virgen del Buen Viaje realizando para esto un Congreso Mariano (diciembre de 1943), organizando la Coronación Diocesana de la Virgen (8 de diciembre de 1947) y levantando la “Ermita de Nuestra Señora” cuyos cimientos fueron bendecidos por Monseñor Julián Martínez, Obispo de Iborá en 1948, quién también presidió la ceremonia del traslado de la antigua imagen a ella el día de Cristo Rey del año 1949, con la presencia de autoridades nacionales, provinciales y los embajadores de España y Chile.

La Ermita se construyó, en la actual esquina de las calles Belgrano y N. S. del Buen Viaje, con la idea de reproducir el antiguo oratorio que según la tradición los padres jesuitas tenían en Morón a orillas del arroyo, a la cual los viajeros concurrían para pedir un buen viaje a la Virgen. Es por eso que tiene un aire a capilla colonial española, con techos de tejas, pisos rojos imitando ladrillos, reja cerrando el altar y ventanas de alabastro para generar la semi penumbra apropiada para la meditación según la costumbre de la época.

En su altar, realizado en mármol blanco con bajorrelieves que se refieren a los orígenes de Morón (la carreta en el camino real, espigas de trigo, un ombú –la inmensidad de la llanura– y símbolos marianos (el monograma de la virgen y las azucenas), se colocó la antigua imagen de la Virgen del Buen Viaje.

Acompañaban las banderas de España (evangelizadora de América), de Chile y Perú (destinos finales del Camino Real) y de la República Argentina. Lamentablemente estas banderas desaparecieron como así también las que se repusieron en 1998 al cumplirse los cincuenta años de la bendición de los cimientos de esta Ermita.

Cuando en 1957 asume Monseñor Miguel Raspanti como primer obispo de Morón, decidió que la imagen de la Virgen del Buen Viaje volviese al altar mayor del Templo. El cambio se realizó el domingo 11 de agosto de 1963 y en la Ermita se colocó la réplica que existe hasta el día de hoy y que fue bendecida por el entonces papa San Juan Pablo II en el año 1982 cuando pasó por Morón en viaje hacia el Santuario de Luján.

Informe del Prof. Ezequiel Pavese. Coordinador del Museo Catedral Basílica Nuestra Señora del Bue Viaje

Deja un comentario